AutorArnoldo Rosas

ARNOLDO ROSAS (Porlamar, Venezuela 1960). Perteneció al Taller de Narrativa del Centro de Estudios Latinoamericanos “Rómulo Gallegos” (1981-1982). Sus trabajos han merecido diversos reconocimientos y algunos de sus textos están incluidos en importantes antologías de narrativa venezolana. Ha publicado los libros de relatos Para enterrar al puerto, Olvídate del tango, La muerte no mata a nadie, Sembré los muertos y De amores y domicilios; la novela corta Igual, y las novelas Nombre de Mujer, Uno se Acostumbra, Massaua y Un taxi hasta tus brazos.

🔥POR LAS TARDES: AGOSTO

“Su color: un perfume” José Balza Tu cuerpo escondido entre las sombras alargadas de las tres de la tarde. Sábanas estrujadas, dispersas por el cuarto, ceniceros atiborrados de colillas, una pantufla al lado de la cama, ropa interior sobre la banqueta, las flores siempre frescas frente a la foto amarillenta de Juliana, el tubo de pintura de labios sobre la alfombra, el bolígrafo en la hoja del...

🕯️LA LLAMA EN LOS ALTARES

De nuevo miró el reloj digital en la mesa de noche.  Apenas un minuto más que la última vez. ¡Tanto dura un minuto! Pero la vida… Rezar.  Mamá recomendaba rezar. Todo lo necesario. Hasta conciliar el sueño. Pero el repertorio es finito. Y, el reloj: estático.  Suspiró, dándose media vuelta en la cama, cubriéndose hasta la coronilla con las sábanas.  ¡Me cago en los hoteles...

🪶 NEVERMORE

A Chris Pownall A David Hawkins Ni un solo cuervo amanece en la Torre de Londres.  Tras constatarlo y reverificarlo, con idas y venidas, subidas y bajadas, sobreponiéndose al estupor, el jefe de los Beefeaters levanta el teléfono privado de su oficina, marca el número en el teclado digital, solicita al director del MI-5, e informa.  Sí, estoy seguro. Ni una pluma; confirma con voz...

🍅 HOTEL SICILIA, MEDIODÍA

La brisa hedionda y zamuros sobre la tapia. Los dos muchachos tirarían piedras, gritando: «Italiano, italiano, italiano». Tras el muro, los ladridos de un perro. “SE VENDEN TOMATES”, un letrero en la puerta metálica del solar. Tomates así de grandes, manzanos, rojiverdes, como para ensalada: mozzarella, albahaca, pimienta, aceite de oliva. Un domingo al mediodía, en el Sicilia, a papá le...

🦄 MASCOTAS

   Esa tarde, el unicornio entró en la sala. Su enorme cuerno de narval casi derriba la lámpara de bronce y vidrio del techo. Su larga cola blanca azotó varias veces las lunas de la vitrina. Sus duros cascos golpearon indolentes la alfombra del piso. Su cuerpo fibroso tambaleó la mecedora vienesa donde Carmen acostumbra leer el periódico por las noches. Sin embargo, a Dios gracias...

🚪 SIEMPRE ASÍ

Y entonces ocurrió. Se apagaron las luces y quedamos a oscuras. Corrimos hacia la puerta; no pudimos abrirla ni tumbarla. Quisimos abrazarnos; no nos encontramos. Nos llamamos a gritos; no hubo respuestas. Nos supimos solos. No había nadie más a mí alrededor. Paulatinamente las tinieblas se fueron disipando. Caras desconocidas se perfilaron hasta quedar nítidas y saturadas de detalles. Los otros:...

🚬 SIEMPRE ESE SEÑOR EXTRAÑO

A Carlos José D´León Siempre ese señor extraño en el balcón. Fuma cigarrillos largos como nunca había visto. Se pasea con una bata de baño brillante y lentes oscuros como un actor de película americana. Se recuesta a la baranda y lo observa todo como si quisiera apresar para siempre nuestras vidas en cada una de las gotas de esta lluvia incesante. Llegó hace una semana, con la lluvia. Al verlo...

VENGANZA.

VENGANZA Arnoldo Rosas A veces, mi mujer se orina en la cama. La humedad siempre me despierta en medio del mismo sueño: estoy ahogado a veinte metros de la playa. Alzo la cabeza desesperado y, en la oscuridad, no distingo nada. Jadeo. Tiendo a levantar los brazos suplicando auxilio y, sólo entonces, distingo las velas que alumbran la estampa del Corazón de Jesús. Humillado, giro a mirar a mi...

MEMORABLE.

MEMORABLE ARNOLDO ROSAS A las cinco y media de la madrugada se encendió el televisor anunciando la hora de levantarse. El ruido y el resplandor la inquietaron ligeramente en la cama. Giró sobre sí misma, poniéndose boca abajo, y sacudió manos y pies como si nadara de pecho entre las sábanas. Abrazó la almohada, la pasó hacia atrás de la cabeza, apretándose con ella la nuca y los oídos para...

Síguenos en:


Feed de narrativa editada a seis manos (desde San José de Costa Rica, Stuttgart y Caracas), por los caraqueños diasporizados Luis Garmendia y Javier Miranda-Luque, y el caraqueño sin diasporizar (¿por ahora?) Mirco Ferri cuya idea es la de postear textos propios y de autores invitados. ¡Bienvenido cada par de ojos lectores que se asomen a estos predios!

Los artículos más visitados: