🎶PORQUE ME GUSTA LA GUACHAFITA

Culpa de aquellos festivales de gaita en el liceo, siempre me han gustado que jode las carajitas que tocan furruco. Las furruqueras, sí, enseguida me erectan enarbolando una carpa de circo en mi pantalón.Wilson es loprimero que se pone un hombre y yo soy el hombre-bala que asoma su cabeza por el cañón.

Ya que el viagra es tan caro, aquí en Noruega lo que hago es sintonizar gaitas en la sueca Spotify, desde Nostalgia decembrina hasta la Grey zuliana sin obviar la Paraparaparabólica de Guaco, aunque mis favoritas sean Cepillao, Pastelero y Me gustan las caraqueñas.

Estas catiras de por aquí no entienden la relación directamente proporcional entre mis erecciones y las jerigonzas que entonan las gaitas pero muy pronto se suman al maraqueo e intentan machuquear alguna estrofa en sus boquitas nórdicas.

Confieso, eso sí, que al intentar traducir El negrito fullero al noruego y meterlo en métrica, la cosa no suena nada bien y aquí mismitico pongo un ejemplo: “Jeg har et stearinlys i Ã¥rene, piper’s telys, Jeg er den svarte fulleroen som ikke er overveldet av sorger

At jeg har et stearinlys i årene, piperens telys,

Jeg er den svarte fulleroen som ikke er overveldet av sorger”. Y si alguno de ustedes logran cantar esa vaina me avisan.

Agregar un comentario

Síguenos en:


Feed de narrativa editada a seis manos (desde San José de Costa Rica, Stuttgart y Caracas), por los caraqueños diasporizados Luis Garmendia y Javier Miranda-Luque, y el caraqueño sin diasporizar (¿por ahora?) Mirco Ferri cuya idea es la de postear textos propios y de autores invitados. ¡Bienvenido cada par de ojos lectores que se asomen a estos predios!

Los artículos más visitados: